sábado, 6 de octubre de 2012

Que es el feminismo radical?


Feminismo radical es una corriente feminista que sostiene que la raíz de la desigualdad social en todas las sociedades hasta ahora existentes ha sido el patriarcado, la dominación del varón sobre la mujer todo ello debido al diferente rol reproductivo del hombre y la mujer.
Esta corriente se centra en las relaciones de poder que organizan la sociedad, construyendo la supremacía masculina.
Los feministas radicales se proponen derrocar el patriarcado por medio de su oposición a los roles de género y propugnan una reorganización de la sociedad. El feminismo radical tuvo su origen en los años 60. De esta corriente han derivado el feminismo cultural y otras corrientes feministas radicales.
El adjetivo "radical" se refiere a que la acción ataca la raíz del problema femenino y no denota un especial fanatismo o excesiva beligerancia como la palabra "radical" podría sugerir.

Feminismo cultural, es una corriente del pensamiento feminista surgida del feminismo radical, que tiene como base teórica la existencia y valoración positiva de la "cultura femenina", al contrario del feminismo radical, que se centra en las estructuras de dominación de la mujer, el feminismo cultural se centra exclusivamente en las mujeres como grupo, en su forma particular de desarrollar su existencia y en la construcción de su identidad cultural.
El feminismo, tradicionalmente se ha basado en reivindicar la igualdad con el Varón, esto, según esta corriente, ha significado la negación de algunas características diferenciadoras de la mujer. El llamado Feminismo de la diferencia, corriente de la que forma parte el feminismo cultural, apela a las diferencias que existen entre el hombre y la mujer, valorizando las particularidades de la mujer como forma de lograr su verdadera autonomía.
Según la historiadora feminista Alice Echols, el término "feminismo cultural" fue utilizado por primera vez por la miembro del grupo Redstockings Brooke Williams en 1975, para describir una despolitización del feminismo radical.


El feminismo de la diferencia nace a mediados de los años 70 en Estados Unidos y Francia. Provenía de grupos feministas radicales, y, con su lema "ser mujer es hermoso", abogaba por identificar y defender las características propias de la mujer. Consideran que los hombres son, por naturaleza, agresivos, guerreros y depredadores, y por tanto, las mujeres no deben entrar en ese juego e intentar imitarlos.
Una de sus teóricas fue una italiana, Carla Lonzi. Carla afirmaba que "la meta de la toma del poder es totalmente vana". Y la francesaLuce Irigaray consideraba inútil o incluso nocivo empeñarse en obtener la "igualdad". Es imposible, según esta teoría, crear una identidad propiamente femenina, y a la vez destruir el mito de la mujer. Las teóricas debaten entre ellas, y muchas veces llegan al extremo de no reconocerse unas a otras como feministas. Hay feministas diferencialistas que relacionan la identidad femenina con la teoría de los arquetipos de Jung; es el caso de Esther Harding.
El feminismo de la diferencia tuvo muchas seguidoras en Francia e Italia. En Italia el feminismo de la diferencia se desarrolló principalmente en torno a la Librería de las Mujeres de Milán; algunos textos de dicha librería fueron enormemente polémicos, como uno en el que recomendaban a las mujeres no acudir a los tribunales de justicia en el caso de que sufrieran agresiones, por considerar que la justicia es masculina. En España la feminista de la diferencia de más relevancia ha sido Victoria Sendón de León, aunque en la actualidad no se considera perteneciente a esa escuela, sino a la del feminismo integral.
Según la psicóloga canadiense Susan Pinker, el modelo de la paridad está superado. En el libro La paradoja sexual propone un “feminismo de la diferencia”, que reconoce la distinción en cualidades y preferencias entre uno y otro sexo. Si tienen efectiva libertad, las mujeres seguirán caminos propios, y la disparidad resultante será la verdadera igualdad.1
El feminismo de la diferencia diverge del feminismo de la igualdad, pues éste considera que la masculinidad y la feminidad son roles de género construidos socialmente con los que hay que acabar. En cambio, el feminismo de la diferencia propone una invención constante del significante que es el cuerpo separado del mandato cultural hecho por el patriarcado (el género).

El activismo femenino es una forma de activismo en general practicada por mujeres, tendiente a concientizar, defender y promover los derechos de la mujer en todas las esferas de la sociedad.
No se debe confundir activismo femenino con feminismo, considerándose éste sólo una de sus posibles formas. En efecto: hay sociedades donde el rol de la mujer está de alguna manera supeditado al del hombre, y sin embargo hay militantes por los derechos de la mujer al sufragio, la educación e inclusive la participación en política o en las jerarquías religiosas.
En ocasiones, hay mujeres que alcanzan roles muy destacados por derecho propio, pero sin embargo no lo hacen en aras de promover los derechos de la mujer. Se dice, por ejemplo, que muchas mujeres que llegaron a ministras lo hicieron "siendo más hombre que un hombre".
Por tanto, importa sí definir qué son los derechos de la mujer, para así poder entender este concepto tan genérico que es el activismo femenino. En efecto, puede apuntar a igualar los derechos de hombres y mujeres, o por el contrario, procurar el respeto a la dignidad de la mujer en tanto complementaria del hombre.

El anarquismo feminista o anarcofeminismo es una teoría y movimiento que enlaza el feminismo con el anarquismo. El anarcofemenismo busca la autonomía de cadamujer, es decir, su emancipación y realización como individuo y como géneroparticular. Ven en el patriarcado una manifestación del poder involuntario oautoritarismo, por ello piensan que la liberación contra el patriarcado es una parte esencial de la eliminación del Estado, puesto que ambos se fundamentarían en la ausencia de libertad y en las relaciones sociales involuntarias.1 2
Según el anarcofeminismo, el anarquismo al ser una filosofía política que se opone a todas las relaciones de poder forzadas o coactivas, sería intrínsecamente feminista, según expresa Susan Brown. En esencia, esta corriente ve el anarquismo como un componente necesario del feminismo y viceversa.3 Su originalidad reside especialmente en su visión política, y en no ser una corriente dogmática, por lo que se pueden encontrar diversos planteamientoslibertarios al respecto de lo que es la mujer, el feminismo, la feminidad, etc.

El segundo sexo es un libro escrito en 1949 por Simone de Beauvoir. Se le considera una de las obras más relevantes, a nivel filosófico, del siglo XX. Fue un rotundo éxito de ventas. Su autora comenzó a escribirlo cuando reflexionó, a propuesta de Jean-Paul Sartre, sobre lo que había significado para ella el ser mujer. Comenzó a investigar acerca de la situación de las mujeres a lo largo de la historia y escribió este extenso ensayo que aborda cómo se ha concebido a la mujer, qué situaciones viven las mujeres y cómo se puede intentar que mejoren sus vidas y se amplíen sus libertades.
Es una de las obras fundacionales del Feminismo y utiliza los conceptos existencialistas para indagar acerca de la vida de la mitad de la humanidad. También es considerada una obra enciclopédica, pues aborda la identidad de las mujeres y la diferencia sexual desde los puntos de vista de la psicología, la historia, la antropología, la biología, la reproducción y las relaciones afectivo-sexuales.
La teoría principal que sostiene Beauvoir es que "la mujer", o más exactamente lo que entendemos por mujer (coqueta, frívola, caprichosa, salvaje o sumisa, obediente, cariñosa, etc.) es un producto cultural que se ha construido socialmente. La mujer se ha definido a lo largo de la historia siempre respecto a algo: como madre, esposa, hija, hermana... Así pues, la principal tarea de la mujer es reconquistar su propia identidad específica y desde sus propios criterios. Muchas de las características que presentan las mujeres no les vienen dadas de su genética, sino de cómo han sido educadas y socializadas. La frase que resume esta teoría es muy célebre: "No se nace mujer, se llega a serlo".
Tras escribir este ensayo y recibir multitud de cartas escritas por mujeres diciendo que ahora comprendían mejor sus vidas, la filósofa se dio cuenta de que hacía falta un cambio social y político, por lo que se hizo feminista. El segundo sexo es considerado hoy como la obra principal de referencia de la corriente denominada feminismo de la igualdad.

CR:


No hay comentarios:

Publicar un comentario